Berlina de lujo no impide la consideración de vehículo afecto.

Si bien el vehículo es una berlina de lujo, no por ello queda invalidado como vehículo afecto. En el caso de prestación de una actividad profesional que requiere un muy elevado nivel de kilometraje, la opción por un vehículo de fiabilidad y seguridad contrastada no se muestra como desproporcionada. Una sociedad dedicada a las peritaciones de siniestros consiguió que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León admitiera la deducción del 100 % de las cuotas de IVA soportadas por un BMW, así como su amortización en el impuesto de sociedades.